Biblioteca de la Lectura en la Ilustración
Proyecto Admin
Identificación

Principios de Retórica y Poética

Francisco Sánchez Barbero
1805

Resumen

El salmantino Francisco Sánchez Barbero (1764-1819) estudió en el Seminario Conciliar de esta ciudad donde se con­verti­ría en un infa­tigable lector de los clásicos grecolatinos y, en especial, de Ovidio, Virgilio y Hora­cio(a). Probablemente de re­sultas de tanta lectura sur­giría su afi­ción a escribir poesía. Siendo aún muy jo­ven se atre­vió a ensayar la es­critura de versos lati­nos y cas­te­llanos. Termi­nó la carrera teológica en 1788 pero pronto se apartará de ella para diri­girse a Madrid con el ánimo de convertirse en hombre de letras. En la ca­pital conoce­rá, entre otros, a Moratín hijo y participará en la famosa Acade­mia de los Arcades de Roma donde se le acogió con el poético sobre­nombre de Floralbo Corintio.

Sin embargo, lo que realmente marcó su estancia en la Corte fue el desencadenamiento de la Guerra de la Independen­cia. Con motivo de sus conocidas ideas liberales, las tropas napo­leónicas le detu­vieron, encarcelaron y persiguieron hasta el fin de su existencia (b). Sus ideas antifrancesas, las expuso primero en el periódico gaditano El Conci­so y después en el madrileño El Español Constitucional. De regreso a Madrid, trabajó como bibliotecario en los Reales Estudios de San Isidro y además realizaba tareas para el gobierno en calidad de censor de teatros. Mas el regreso del absolutismo monárquico de Fernando VII le devolvió a la cárcel, primero en Madrid y depués en Melilla donde falleció.

Su tratado responde a la necesidad, ya instaurada en los estudios literarios, de que ni la Poética ni la Retórica constituyan meros corpus organizados de los princpios y leyes artísticas. Los Principios de Retórica y Poética constituyen un tratado en el que de forma ordenada se somete a reflexión crítica el conocimiento de ambas disciplinas. La obra consta de dos par­tes y un apéndice sobre lo Bello y el Gusto. En la primera, formada por un total de die­cisiete capítulos, se enuncian las re­glas básicas del arte oratoria y, en la segunda, más breve, se ex­plica qué es la poe­sía y cuá­les los preceptos que deben regirla. Particular interés ofrece el «Apéndice» pues, si bien es una reunión de citas sobre estos asuntos, construye el marco general en el que deben entenderse los princpios de la poesía. En ese sentido, aboga en favor de la imitación ideal frente a la servil, en la línea de Esteban de Arteaga, y por un concepto de gusto, que toma de la Encyclopédie methodique, como juez de lo bello, educado mediante el estudio y la lectura de autores clásicos y modernos.


Mas, a pesar de ser un pequeño manual al uso con un propósito educador dirigido en particular a la juventud, Sánchez Barbero se propone dar a conocer «lo más digno de saberse que sobre tales  ciencias, tan útiles como agrada­bles, han escri­to los au­tores más clásicos, así antiguos co­mo modernos, no dudando oponerme a su doctrina cuando me ha pare­cido no ser muy conforme a la razón, ni exponer mis ob­servaciones cuando las suyas o carecen de solidez o no están pre­sentadas bajo el verdadero punto de vista con que de­ben mirarse» (p. 6).

De ahí que se proponga una doble tarea: de un lado, acomodar formu­laciones teóricas de pensadores europeos de significativa repercusión en la España del último cuarto del siglo XVIII (el napolitano Filangieri, discípulo de Vico, el español Esteban de Arteaga y los representantes del enciclopedismo francés con Marmontel a la cabeza) a los condicionamientos de una obra di­ri­gi­da a un lector profano y, de otro, ofre­cer una exposición actualizada de los preceptos heredados de las retóricas y poéticas clasicistas. En con­secuencia, los Principios de Retórica y Poética ejemplifican el deseo de revitalizar el estudio tradi­cional de la poética en fun­ción de los cambios experimentados en los planteamientos e inquie­tudes artísticas del poeta de aque­llos años situándose más en la dirección de las traducciones españolas de Batteux y Blair, que de la obra del padre Hornero Elementos de Retó­ri­ca con exem­plos latinos de Cice­rón y castella­nos de Fray Luis de Granada pa­ra uso de la Escuelas Pías (Valencia: 1777) de raigambre netamente escolástica

En opinión de Sánchez Barbero, el gran error de la Retórica y la Poética tradicionales es explicarlas como suma de reglas ignorando que ambas necesitan de la pasión y de la imaginación, en el caso de la elocuencia, y del entusiasmo y el genio en el el de la poesía (pp. 1 y 145). Como trasladaron las poética de Batteux y Blair, el estudio retórico y el poético habían de evolucionar para sustituir el principio de autoridad de las poéticas tradicionales por la razón y un juicio ilustrado. No obstante, no obtuvo en su tiempo el reconocimiento esperado. Salvo Manuel José Quintana, Munárriz y otros poetas próximos a su círculo, pocos apreciaron su labor. No obstante, en 1825 los Principios de Retórica y Poética fueron elegidos como modelo a seguir en la elaboración del plan de estudios y en 1845 otro preceptista, Alfredo Camus, uniera la Poética de Sánchez a la Retórica de Blair en su Curso elemental de Retórica y Poética(c).

  • Según las «Notas biográficas» publicadas por Manuel Ramajo y Álvaro Gil Sanz (en Leopoldo Augusto de Cueto, Poetas líricos del siglo XVIII, BAE, 63, pp. 551-563), Francisco Sánchez entró en el Seminario a la edad de nueve años donde estudió dirigido por Pedro Antonio Marcos, discípulo directo de Pedro Estala (Cf. BAE, 63, p. 554). Sánchez también asistió a las clases de griego de fray Bernardo Agustín de Zamora, catedrá­ti­co de esta disciplina entre 1764 y 1784 y autor de una Gramática de esta len­gua muy alabada en su tiempo, y a las impar­tidas por el Padre Alba, profesor de Hu­mani­dades (Véase César Real, «La escuela poética salmantina del siglo XVIII», Boletín de la Biblioteca Menéndez Pelayo, 1948, p. 330 y n. 11). En relación con la pasión de Sánchez por los poetas clásicos, ca­be señalar el título de algunas de sus obras como la Epístola de Ovidio, que se publicó en el pe­riódico El Es­pañol Constitucional durante su exilio, así como la Gramática la­ti­na que es­cribió durante su cau­tiverio y fue edi­tada póstumamen­te el año 1829.
  • La razón directa de la persecución sufrida por Sánchez parece ser la Oda escrita y leída por el propio autor en 1814 con motivo de la Cátedra de Constitución política en los Estudios de San Isidro (BAE, 63, p. 558).
  • Los Principios de Retórica y Poética se reeditaron en Madrid en 1834, en Barcelona en 1848 y, un año después, en La Habana. Todavía en 1827 la Gaceta de Madrid elogia la obra diciendo que «no hay libro alguno que en tan pequeño volumen abrace todos los géneros de escritos y que, a pesar de la concisión, exponga las reglas  elementales con igual tino y filosofía» (citado en BAE, 83, p. 552).

Descripción bibliográfica

Sánchez, Francisco, Principios de Retórica y Poética. Por Don Francisco Sánchez, entre los árcades Floralbo Corintio, Madrid: Administración del Real Arbitrio de Beneficencia, 1805.
xvi, 312 pp., 8º. Sign.: BNE 1/41641.

Ejemplares

Biblioteca Nacional de España

PID bdh0000252626

Bibliografía

Cueto, Leopoldo Augusto de, Poetas líricos del siglo XVIII, Madrid: Atlas, 1952, BAE, 63.

Lozano Lucea, María Dolores, Francisco Sánchez Barbero: edición y traducción de sus poesías latinas, Madrid: Universidad Complutense, 2016.

Menéndez Pelayo, Marcelino, Historia de las ideas estéticas en España, Madrid: CSIC, 1974, I, pp. 1380-1382.

Real, César, «La escuela poética salmantina del siglo XVIII», Boletín de la Biblioteca Menéndez Pelayo, 1948, pp. 321-362.

Rodríguez Sánchez de León, María José, «Los Principios de Retórica y Poética de Francisco Sánchez Barbero (1764-1819) en el contexto de la preceptiva de su época», Actas del X Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas: Barcelona, 21-26 de agosto de 1989, Barcelona: Publicaciones Universitarias, 1992, pp. 1439-1450.

Cita

Francisco Sánchez Barbero (1805). Principios de Retórica y Poética, en Biblioteca de la Lectura en la Ilustración [<https://bibliotecalectura18.net/d/principios-de-retorica-y-poetica> Consulta: 29/09/2022].